• jugar para ser mas felices

SEGUIR JUGANDO PARA SER MÁS FELICES

El juego es un aspecto inherente al ser humano y nos aporta muchos beneficios tanto si somos niños como si ya hemos sumado varios años. El problema es que a medida que crecemos nos olvidamos de jugar y vamos sustituyendo el tiempo que dedicábamos a otras cosas menos divertidas, pero más “productivas” como el trabajo, la casa, las responsabilidades, las redes sociales … Y nos olvidamos que jugar nos hace ser más felices.

Las investigaciones demuestran que el juego tiene una importancia crucial en el desarrollo del niño, pues es un medio de aprendizaje de habilidades cognitivas, sociales y motoras, además de fomentar su creatividad, aprender a aceptar la frustración y hacerlo más feliz.

Photo by Bao Truong on Unsplash

Entonces, por qué dejamos de jugar? Básicamente, porque cuando somos adultos está socialmente mal visto. Pero ¡si jugar nos hace más feliz! Cuando te planteas un cambio de parámetros en tu día a día y llevar una vida slow, el juego se convierte en una herramienta para disfrutar mas de las pequeñas cosas.

Adultos que juegan, personas mas felices

Cuando un adulto dice que le gusta jugar, muchos son los que piensan en juegos de azar o apuestas, pero la verdad es que hay muchas personas a las que les gustaría jugar como lo hacían cuando eran pequeños y aprovechan la visita de sobrinos, netos o hijos de conocidos para sacar su vertiente más juguetona. Quienes tienen hijos pequeños, lo tienen mas fácil: simplemente comparten con ellos sus juegos y sus historias para entrar en su mundo. Pero, ¿por qué necesitamos excusas para jugar?

Jugar per ser més feliços

“En una hora de juego se puede descubrir más sobre una persona que en un año de conversación.” Plató

Photo by Allen Taylor on Unsplash

Los beneficios terapéuticos y preventivos en el tratamiento de ciertas enfermedades como la depresión, el estrés o la ansiedad, son evidentes. Incluso, hay estudios que demuestran que las personas mayores que mantienen el hábito de jugar viven más tiempo y lo hacen de una manera más sana. Pero no hace falta utilizar el juego solo como una terapia, sino que debemos incluirlo en nuestra vida como una actividad que nos ayuda a ser mas felices.

¿Qué nos aporta el juego?

  1. Nos ayuda a estar de mejor humor. Porque nos permite desconectar de las exigencias de nuestra vida cotidiana, esto reduce el estrés y formenta la formación de endorfinas, las llamadas hormonas de la felicidad. Además, nos distrae del dolor, de los miedos y de otras cargas emocionales.
  2. En ayuda a descansar. Porque nos permite concentrarnos en cosas que se salen completamente de nuestra vida diaria. Y “limpiar” la mente de preocupaciones durante un rato hace que nuestro cuerpo se relaje y sea capaz de aprovechar mejor las horas de descanso.
  3. Favorece el aprendizaje (al igual que ocurre con los niños) y nos ayuda a encontrar recursos para solucionar nuestros problemas. Porque cuando jugamos somos capaces de imaginarnos nuevos escenarios y esto nos permite encontrar soluciones imaginativas a situaciones cotidianas.
  4. Fomenta la creatividad. Cuando jugamos nuestro cerebro se activa de una manera diferente a como lo hace en el día a día, lo que puede llegar a ser muy estimulante para nuestra mente. De esta manera, se mejoran habilidades como la resolución de problemas, la toma de decisiones estratégicas o el abordaje de situaciones desconocidas.
  5. Nos prepara para asumir desafíos y perseverar. Porque el juego, básicamente, consiste en eso, en sentir el desafío y afrontarlo de una manera positiva y estimulante. ¿Y cuando no lo conseguimos a la primera? Pues seguimos intentándolo.
  6. Promueve la socialización de una manera diferente a la que tenemos en nuestro entorno familiar o laboral, creando lazos de amistad y conexión a nivel emocional con personas que tienen unos intereses similares a los nuestros. También nos ayuda a comunicarnos de manera mas eficiente y empática, porque nos conecta a otro nivel con los compañeros de juego.
  7. Crea estrategias para gestionar sentimientos, porque el juego nos hace más empáticos y nos ofrece la posibilidad de aprender otras maneras de gestionar y transformar aspectos negativos como la frustración o la rabia.
  8. Nos enseña a cooperar, a entender las relaciones con los demás, a ser más tolerantes, a valorar sus aportaciones y a llegar a acuerdos.
  9. Nos mantiene más activos y enérgicos, aunque el juego no sea especialmente físico. Pues jugar entrena la memoria y la rapidez visual y eso nos permite envejecer con un cerebro que funciona mejor.
  10. Es un placer. Simplemente por eso. Porque nos gusta y cuando hacemos cosas con las que disfrutamos somos mas felices.

Jugar nos hace felices, también en el trabajo

El entorno laboral suele ser un ambiente que no invita precisamente a jugar. Sin embargo, es uno de los lugares donde más se beneficiaría de que sus trabajadores tuvieran momentos para pasar un rato jugando. Y eso ya lo saben bien las empresas que han instaurado estrategias slow su funcionamiento.

«Los juegos son la forma mas elevada de la investigación»

Albert Einstein.

Photo by Veronica García on Unsplash

Los encuentros que tienen las diferentes personas que trabajan en una misma empresa suelen ser muy formales: reuniones de departamentos, cenas de empresa, convenciones, etc. En estos entornos es complicado crear un espíritu de equipo, unas estrategias cooperativas o un sentimiento de pertenencia (bueno, las cenas de empresa tal vez se rompe esta formalidad, pero normalmente es consecuencia del consumo de alcohol y no de una predisposición natural ).

«Lo que hace excepcional a la especie humana, es que estamos diseñados para jugar durante toda nuestra vida».

Stuart Brown.

El juego en este entorno puede potenciar un conocimiento y un compromiso más profundos con la empresa y los compañeros de trabajo, además de hacer la jornada laborar más productiva y placentera. El juego fomenta una comunicación más horizontal sin miedo al qué dirán o una mala cara de un superior. Es una magnífica estrategia para crear buenas sinergias entre departamentos (y entre personas) y fomentar el trabajo cooperativo. (Para obtener más información sobre cómo beneficiaría el juego en tu empresa, puedes ponerte en contacto con nosotros en hola@lambucomunicacio.com)

¿Te apuntas a jugar y a ser mas feliz?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *