• slow sex
  • slow sex

Slow sex, el sexo más lento

publicado en: PAREJA, SLOW SEX, VIVE SLOW | 0

El slow sex es como se conoce la tendencia a disfrutar de la relación sexual de forma pausada y sin prisas. Y aunque pueda parecer una moda, no es un invento reciente, sino más bien lo contrario. Y forma parte del estilo de vida slow.

El ritmo que llevamos nos ha obligado a parcelar muchos aspectos de nuestra vida, y el sexo es uno. La reivindicación del sexo más lento no pretende eliminar la emoción a un encuentro rápid, furtivo, lascivo que nos puede producir una de esas relaciones tipo “aquí te pillo, aquí te mato”. Sino reclamar unas relaciones sexuales donde ambos miembros de la pareja puedan deleitarse al máximo más allá del orgasmo.

slow-sex-1

Pero tampoco se trata simplemente de retrasar la eyaculación, sino de hacer que cuerpo y mente disfruten de cada momento y que el orgasmo venga a completar una relación. Y no a convertirse en el único objetivo del acto sexual.

“El orgasmo es el máximo complemento a la relación sexual, no el único objetivo”

LOS PRELIMINARES EN EL SEXO LENTO

Sí, los preeliminars son imprescindibles. Pero esto no significa empezar 10 minutos antes como si fueras un pulpo a tocar los genitales del compañero o compañera. Sino que los preeliminars deben estar presentes en el día a día y debe comprender un concepto mucho más amplio.

slow-sex-2

No podemos pretender que después de un día penoso, de agotamiento físico y / o intelectual, de las broncas del jefe o de los clientes, de las prisas para llevar a los niños al cole, a los extraescolares, al dentista … de lo que haré hoy para cenar o de no queda leche en la despensa… nuestra pareja se encienda como una cerilla por cuatro tocamientos rápidos. Menos aún, sí la última vez que le hemos visto ha sido esta mañana medio dormidos y no le hemos dedicado ni una tierna mirada.

SEXO TÀCTIL, PERO SIN PANTALLAS

Para conseguir una relación slowsex hay que pensar en ello todo el día, hay que recordarle aquello de “tengo ganas de ti”, hay que dar uno de esos besos que el / la ponen a cien solo para darle los buenos días, dar un buen masaje tumbados en el sofá, buscar un momento sin niños, preocupaciones ni interrupciones.  

slow-sex-3
Photo by Greg Raines on Unsplash

Y sobre todo, sin pantallas. Se calcula que los españoles han reducido la frecuencia de las relaciones sexuales como consecuencia de llevarse el móvil o la tableta a la cama. A esto le sumamos que cerca de la mitad de los estadounidenses detienen su relación sexual para coger el teléfono o, lo que es peor, para leer el mensaje o el mail que les acaba de llegar. ¡Esto apaga cualquier pasión! Y sí, el slow sex, a pesar de su nombre, es pasión.

CONSEJOSS PARA ENCONTRAR EL SLOW SEX

  1. Enciende la llama por la mañana: entrar mientras el otro se ducha y jugar, mirar mientras cómo se viste, dedicar cinco minutos a flirtear, tocarle el muslo por debajo de la mesa durante el desayuno, besaros con pasión antes de iros al trabajo…
  2. Explora tu cuerpo y el suyo: parece una obviedad en el caso del sexo, pero muchas parejas se limitan a los genitales. Descubre las orejas, los pies, el vientre, el cuello… pueden ser zonas increiblemente exciantes si se las acaricia.
  3. Habla de sexo: no en un sentido instructivo, sino más bien provocador. Explícale que te gustaría provar o repetir, como te gustaría hacerlo, donde, qué te excita más… Y esto lo podéis hacer susurrando en la cocina, en una llamada desde el trabajo o en mensajes subidos de tono. El secreto es hacerlo a lo largo del día.
  4. Y explica qué quieres y cómo lo quieres: no es neceario hacer de notario o escribirle un manual de uso. Hacer peticiones sugerentes antes de empezar o durante la relación puede ser muy excitante, pues apela a las fantasías sexuales.
  5. Toca, toca y toca. No solo al iniciar la relación, sino en cualquier momento que os veais. Los masajes son relajantes e invitan a liberar tensiones. Si quien te los hace es tu pareja, además, abren la puerta a un juego más sexual.
  6. Utilitza juguetes sexuales. ¿Y por qué no? rompen con la monotonía, provocan distensión y una compenetración más intensa en la pareja al aceptar que se trata de un juego en común.
  7. Utilitza todos los sentidos: existen infinidad de aceites y productos que permiten oler, tocar, lamer después de un masaje. No te centres en los genitales. La espalda, el abdomen, los muslos, los pies… pueden ser terriblemenete excitantes.
  8. Céntrate en la parejaa, después ya irás tú: hazle disfrutar y ello te excitará. Lo podéis hacer por turnos, como si se tratara de un juego, de esta manera el placer durará más.

EL PLACER DEl SLOW SEX

La conclusión de todo esto es que el sexo debe aportar placer por sí mismo, en todo sus matices. Que el piel a piel, tan imprescindible en todos los campos de las relaciones y comunicaciones humanas, sea el protagonista de las relaciones sexuales para llegar a un placer que, incluso, más allá de lo físico.

Photo by Dimitar Belchev on Unsplash

No se trata de envolver el sexo en una áurea trascendental, sino de disfrutar de él en toda su expresión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *