¿Qué es la Vida Slow?

posted in: VIVE SLOW | 0
viu slow; desaccelera

La vida slow o el Movimento Slow surge en Italia, a finales de los años ochenta, a partir de la iniciativa del periodista Carlo Petrini. Petrini creó un movimento para combatir la implantación de los restaurants fast food como McDonalds. Así nació el Slow Food.

El elogio a la lentitud como estilo de vida

A partir de aquí comienza la historia de la revolución slow, de un movimiento para hacer frente a la acelerada vida que nos marcan los parámetros de la sociedad occidental actual. Y es así como el Slowlife está introduciendo poco a poco y de forma imparable partes de Occidente.

¿Y si cogemos aire, cerramos los ojos y damos un gran suspiro?

somriu a la vida i la vida et somriurà

La filosofia que promueve el Movimento Slow se basa en proclamar la importancia de vivir saboreando los pequeños placeres de la vida.

Es decir, vivir en plenitud gracias a desacelerar el ritmo de nuestras actividades, de dejar de ser multitareas, de saborear los placeres de la cotidianidad y de encontrar la felicidad en simplificar nuestro día a día.


Así pues, ¿Qué implica vivir La Vida Slow?

El Slowlife implica recuperar el control de nuestras vidas y despojarlas de todo lo que nos genera ansiedades y angustias innecesarias. Es un elogio a la lentitud, a recuperar los placeres que ofrecían aquellas formas de vida que estaban en pleno contacto con la naturaleza, con la familia, y con el ritmo del tiempo que permite tener ratos para no hacer nada.

esmorza amb calma

El modelo económico capitalista nos ha aportado muchos avances y nos ha facilitado la vida en muchos aspectos, pero también nos lo ha complicada: Nos genera necesidades materiales y nos presiona para llenar el tiempo de ocio, y de descanso, con actividades que nos han de ofrecer unas experiencias extraordinarias.

Y, por supuesto, para poder vivir al máximo este ocio necesitamos trabajar muchas horas para obtener un sueldo que nos permita alcanzar nuestros objetivos de ocio. Unos objetivos basados en el consumo.

Estamos inmersos en la vorágine de nuestro sistema turbocapitalista, basado en el crecimiento exponencial del PIB, que está poniendo al límite la salud del planeta y la nuestra. Depresiones, trastornos mentales, angustias…


Desacelerar es beneficioso para la salud

noah-silliman-by-unsplash

Es necesario sufrir los efectos de la aceleración para plantearnos reducir la marcha? Cada vez somos más las personas que creemos que no hay que esperar a sufrir un colapso para cambiar la conciencia.

Numerosos estudios demuestran que bajar el ritmo aporta beneficios para disminuir el estrés, reducir el dolor crónico y aumentar nuestra sensación de felicidad.

Para beneficarnos de la Vida Slow no es necesario hacer un cambio radical en nuestra vida, solo que tomemos consciencia de aquello que nos bloquea y que no nos permite sentirnos en armonía.

¿Por dónde empezamos la Revolució Slow?

Podemos empezar saboreando un café aromático, un chocolate o un té caliente, mientras en una libreta anotamos todo lo que nos hace felices, y todo lo que quisiéramos cambiar, del trabajo, la familia, el ocio, y de nosotros mismos. A partir de aquí, podemos aplicar el metodo Marie Koldo a nuestro dia a dia.

Este proceso de autoconocimiento nos puede conllevar un tiempo y mucha valentía, pero paralelamente podemos empezar a aplicar cinco cambios en nuestras rutinas que nos permitirán empezar a saborear los beneficios de La Vida Slow:

1- DUERME MÁS

Dormir nos regenera la piel y las células, nos ayuda a mantener la salud, nos hace sentir más optimistas, y nos aporta vitalidad y buen humor.

Y si empiezas apagando el televisor media hora, o una hora antes de lo que haces ahora? Toma un buen libro o una revista, y dedica un cuarto de hora a la lectura antes de acostarse.

2- NO HAGAS NADA

Tenemos las obligaciones del día a día: El trabajo, la alimentación, la logística familiar; y las obligaciones que nos autoimponemos: vida social, planes de fin de semana.

Aprende a decir no y a dejarte tiempo para no hacer nada. ¿Recuerdas cuando eras niño y las tardes de domingo se hacían interminables jugando sin más pretensiones, gestionando el aburrimiento o dejando volar la imaginación?

3- SILENCIA EL MÓVIL

Sal a pasear, haz las tareas de casa o prepara la cena con el móvil silenciado. O aún mejor, déjalo en un lugar lejos de tu alcance.

No pasa nada porque te estés media hora, una hora, sin abrir las notificaciones ni las alertas del WhatsApp, el correo electrónico o las redes sociales. Bueno, de hecho sí que pasa, que de golpe te darás cuenta como el tiempo te cunde mucho más. Aprovecha y practica la conciencia plena en lo que estés haciendo.

4- COME CON CONSCIENCIA

Cuando tengas hambre pregúntate qué quieres comer y cuestiónate si es comida real (Realfood) o un procesado que te promete ser saludable. Los alimentos naturales nos aportan los nutrientes necesarios para regenerar el cuerpo, llenarnos de energía y equilibrar la mente.

Pero no es suficiente comer alimentos saludables, debemos tomar conciencia de lo que comemos sin distraernos mirando el móvil o la televisión. Hay que masticar bien los alimentos, hacer las comidas bien sentados y, a poder ser, bien acompañados.

5- RESPIRA PROFUNDAMENTE

Sí, parece una obviedad, respiramos de manera automática, pero a menudo lo hacemos solo por pura supervivencia.

Cuando te despiertes, cuando te sientes a la mesa del despacho, ante la máquina de la fábrica o tras el mostrador, cierra los ojos y haz tres respiraciones profundas: Coge aire por la nariz y saca por la boca hasta que sientas que te han quedado vacíos los pulmones. Respirar a conciencia nos ayuda a relajarnos, a concentrarnos y a sentirnos mejor.

eli-defaria-by-unsplash

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *