La filosofía de vida slow está vinculada al movimiento slow, nacido en Italia (s.XX), con el objetivo de privilegiar una vida en equilibrio, empezando por la mente.

Vivir slow implica apostar por ser más saludable y sostenible, tanto en lo referente a los aspectos personales como colectivos.

Desde este portal queremos hacer de altavoz a las iniciativas que nos ayudan a vivir una vida en armonía, sencillez, conciencia y plenitud.

Porque creemos que el antídoto para dejar el ritmo de vida vertiginoso al que nuestra sociedad nos avoca pasa por sumarse a la Revolución Slow!

Photo by d-ng-h-u- in -unsplash

Decálogo de la Vida Slow

Tener tiempo para ser tú.

Cuidar de tu entorno.

Cuidar de los tuyos, de los otros, de ti.

Saber de dónde vienen las cosas y disfrutarlas.

Descubrir hacia dónde vas saboreando el camino.

Crecer por el placer de sentirte vivo.

Avanzar sin necesitar ir más lejos.

Mirar la vida, olerla, escucharla, saborearla, mimarla.

Decidir que tu mundo está formado por mucho más que todo lo que te rodea y respetarlo.

Saber que eres capaz de hacer un mundo mejor y ponerte a ello.